¿Qué necesito para hacer una buena confesión?

No hay pecado que no pueda ser perdonado, si nos acercamos a la misericordia de Dios con un corazón sediento de su Perdón. La confesión es un Sacramento consolador altamente personal donde Cristo sale al encuentro de los hombres y mujeres de nuestro tiempo.
 
Condiciones para una Buena Confesión.
+ Examen de Conciencia
+ Dolor por haber pecado
+ Propósito de no volver a pecar
+ Decir los pecados al confesor
+ Cumplir la Penitencia
 
¿Cuándo tienes que confesarte?
La iglesia pide que nos confesemos al menos una vez al año; pero hay que tener en cuenta que la Confesión es necesaria para reconciliarte con Dios cuando se le ha ofendido con un pecado grave y aconseja acudir a ella frecuentemente para renovar e incrementar la gracia santificante que nos da su Espíritu Santo.
Para ello debes arrepentirte sinceramente delante de Cristo de todos tus pecados cometidos y tomar la resolución de no volver a pecar.
Antes de hacer tu examen de conciencia debes ponerte en la presencia de Dios y pedirle su Luz, para que al momento de confesar tus pecados lo hagas de manera sincera y arrepentida asumiendo la responsabilidad de tus actos.
 
Confesión de pecados con sacerdote y Jesús
“Porque no sólo perdona, sino que también olvida tus pecados.” (Sal. 103, 11 – 13)
 
¿De qué te tienes que confesar?
De todo pecado grave y/o mortal no acusado hasta este momento, para que un pecado sea mortal debe tener materia grave; es decir que haya atentado contra la gracia de Dios y su Espíritu Santo, Pleno conocimiento de la gravedad del pecado y consentimiento, y voluntad plena en la acción del pecado.
 
¿Qué pasa cuando te Confiesas?
  1. Te reconcilias con Dios, pues obtienes con seguridad su perdón.
  2. Te vuelves grato a los ojos de Dios, pues te llenas de su Gracia.
  3. Quedas preparado de forma Inmediata para recibir la Comunión Eucarística.
  4. Quedas  revestido de la Dignidad de ser Hijo de Dios.
  5. Quedas renovado en la calidad de una Vida Cristiana.
  6. Te vuelves responsable, pues asumes las consecuencias de tus actos.
  7. Te haces más humilde, pues reconoces sinceramente tus pecados.
  8. Te vuelves más fuerte espiritualmente, pues reafirmas la voluntad de no pecar.
  9. Recibes consejos que te ayudarán a superarte en tu vida Cristiana Católica.
  10. “Yo perdonaré sus Maldades y no volveré a acordarme de sus pecados.” (Heb. 8,12)
  11. “Ahora que ya estás listo para confesarte pide al Espíritu Santo que te ilumine para que puedas recordar cuáles son los pecados que han disgustado a Dios y a través de su Espíritu repasa los 10 mandamientos para saber que faltas haz cometido”.
Oración para la confesión.
Dios mío he pecado, y soy culpable ante Ti, dame el valor para confesarte mi falta en lo secreto de mi corazón, ilumina a mi confesor para que me guíe con seguridad en este camino aumenta mi humildad, hazla más auténtica, líbrame de mi pecado y perdona el dolor por haberte ofendido y por haber ofendido a mi prójimo, mi vida pongo en tus manos. Amén

¡Déjame tu comentario!