¿Qué es la comunión espiritual?

Con el nombre de Comunión Espiritual se entiende el piadoso deseo de recibir la Sagrada Eucaristía, cuando no se la puede recibir sacramentalmente.

San Juan María Vianney, el Cura de Ars, decía:  “Una Comunión espiritual actúa en el alma como un soplo de viento en una brasa que está a punto de extinguirse.  Cada vez que sientas que tu amor por Dios se está enfriando, rápidamente haz una Comunión espiritual”.

Por favor, corra hacia la Comunión, ya sea en la boca o espiritualmente. Vuele hacia Ella. La Comunión Espiritual es muy poderosa también… Y es para gentes hermosas a los ojos de Dios, como los divorciados vueltos a casar.

Nunca olvide que la Iglesia es un hospital de pecadores, no una casa de santos.

Los tres pasos de la comunión espiritual

El concepto es sencillo: comulgar espiritualmente consiste en desear comulgar sacramentalmente, alimentando ese deseo con los mismos afectos y determinaciones con que nos preparamos a hacerlo en la misa.

Pero una idea tan simple envuelve un misterio infinito, sobre el que llamó la atención Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica: "Comer espiritualmente a Cristo es también recibir espiritualmente el sacramento". Es decir, que puede producir los mismos frutos, aunque no ex opere operato (por la misma fuerza del sacramento) sino ex opere operantis (según las disposiciones del fiel).

De ahí que el Concilio de Trento la recomendara en tiempos en que la negación luterana de la transustanciación había enfriado o extirpado la devoción eucarística.

Asimismo lo hicieron San Francisco de Sales y San Alfonso María de Ligorio, dos grandes maestros de la vida moral, cuando los estragos de la Reforma, primero, y la fiebre de la desviación jansenista con su rigorismo extremo, después, alejaban a los cristianos de su alimento natural.

No está prescrita ninguna oración específica, pero sí son precisos tres pasos.

Primero, un acto de fe en la presencia real de Cristo bajo las especies eucarísticas. Segundo, el deseo de tomarlo sacramentalmente y unirse en intimidad con Él. Y tercero, la petición de alcanzar las mismas gracias que si nos la diera el sacerdote.

Si se cumplen estos requisitos, pueden ganarse las indulgencias que la Iglesia otorga a quienes practican esta devoción, aunque es requisito para esto último, como es obvio, el estado de gracia.

Y con la frecuencia que se desee: "Cualquier devoto puede cada día y cada hora comulgar espiritualmente con fruto" si tiene "buena voluntad y devota intención" de hacerlo sacramentalmente, dice Tomás de Kempis en la Imitación de Cristo.

Tres milagros de la comunión espiritual

A veces Dios la premia con el aviso del Sermón de la Montaña ("¿Quién de vosotros, si un hijo le pide pan, le dará una piedra?") y se obra el milagro de la administración sobrenatural de la Eucaristía.

San Buenaventura, ya agónico, sufría continuos vómitos y no podía soportar la Sagrada Hostia. En el lecho de muerte, pidió tenerla junto al pecho para hacer una última comunión espiritual. Fue entonces cuando, a la vista de los hermanos presentes, un ángel extrajo una partícula del copón y la introdujo en el corazón del moribundo.

Para otros el regalo ha sido aún mayor.

El Jueves Santo de 1250, dos fervorosos franciscanos de Gaeta (Italia) se preparaban para comulgar en los oficios, cuando el superior les envió a limosnear pan. Al regresar al convento, el sacramento ya había sido administrado.

Así que se arrodillaron ante el altar para hacer una comunión espiritual: "La obediencia", protestaban ante el sagrario, "nos ha privado del consuelo de recibiros; no nos privéis, al menos, de vuestra divina bendición".

Hubo algo más que eso. A los pocos instantes el mismo Jesús salió del monumento: "Yo soy el Salvador a quien invocáis, he escuchado vuestros deseos y voy a satisfacerlos". Y les dio de comulgar, además de dejar en el pavimento del altar las huellas de sus pies, todavía hoy objeto de veneración.

O está el caso que refiere el capuchino Fray Ambrosio de Valencina (1859-1914) sobre una niña, Rosalía, cuya santidad intrigaba a su amiga Conchita.

Un día la sorprendió en su habitación, de rodillas ante el Sagrado Corazón, con el rostro encendido y "como fuera de sí". "Estoy comulgando", le dijo, y le explicó que se trataba de "la comunión espiritual, para estar más estrechamente unida con Jesucristo deseando ardientemente recibirle y tenerlo en el corazón". Rosalía confesó a su amiga que todas las noches se acostaba deseando amanecer en el cielo.

Aquel verano, Rosalía se despertó con el Sol una mañana y consagró el primer instante, como hacía siempre, a su devoción favorita. Su ángel de la guarda, a quien Jesucristo había ordenado llevarla ese día al Paraíso, aprovechó tal ímpetu de amor divino para cumplir el mandato.

 

Oración para la comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar.
Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma.
Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado,
venid a lo menos espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno todo a Vos.
No permitáis, Señor, que jamás me separe de Vos. Amén.

¡Déjame tu comentario!