Poderosa oración de sanación

Oh Jesús, divino medico del cuerpo y del alma, quiero decirte que te amo, que eres importante en mi vida, que te necesito. Alabado seas mi señor por ser mi Dios, amigo y hermano, por estar cerca de mí, sé que no me abandonas, que eres rico en misericordia, que todo lo ves y lo sabes. Confiado estoy en ti señor y quiero vivir en tu voluntad y estoy seguro que tus milagros en mi vida tendrán lugar.

Ahora quiero señor unir a ti mi difícil situación de dolor y enfermedad y consagrar a tus santas, poderosas, benditas, amables y misericordiosas llagas el dolor y la enfermedad que me acompañan, el sufrimiento de mis seres queridos y a todos aquellos enfermos que en el mundo yacen solos, abandonados y tristes.

Oh Dios no me abandones, ven en mi auxilio, enséñame hacer tu santa voluntad. Que mi vida, salud o enfermedad sea para tu gloria; úngeme, bendíceme, pon tu mano sobre mí, no quites de mí tu mirada, déjame que me aferre a tus brazos y no permitas que me separe de ti, escóndeme en tu costado abierto y sana en mí cuanto tu sabes que necesito sanar. Amén.

Se rezan tres Padresnuestros, tres Avesmarías y tres Glorias.

¡Déjame tu comentario!