Oración a san Benito por el trabajo

Benito que fuiste maestro de oración para millones de personas, haz que, siguiendo tu ejemplo, mis plegarias sean sinceras, auténticas y lleguen al cielo.

¡Oh Dios!, aparta de mis labios cualquier palabra vana, quita de mi mente cualquier pensamiento negativo, triste o falso, retira de mi corazón todo sentimiento o deseo que no proceda del Espíritu Santo. Que mi voz, mis pensamientos y deseos estén en plena comunión con la misión que Dios me encomienda en el planeta tierra.

San Benito, que enseñaste a los monjes entregados a la contemplación  a trabajar con sus manos, que yo sepa convertir mi labor de cada día en oración.

¡Oh Dios!, bendice mis manos para que se llenen de frutos abundantes. Bendice las manos de las personas que trabajan, sea cual sea su labor, para que lo realicen con entusiasmo, aplicando la inteligencia y así el resultado de su esfuerzo sea útil, práctico y vínculo de fraternidad entre las personas.

Aparta de mí cualquier tarea realizada con desgana, con pereza, con malas intenciones. Que todas mis acciones se conviertan en canto de alabanza porque están bien hechas y así sean bendecidas por Dios Padre y Madre, por Dios Hijo y por Dios Espíritu Santo.

Que el ejemplo y las enseñanzas de san Benito, resumidas en la frase “ora y trabaja”, sean mí estímulo para trabajar siempre con empeño y con ánimo de construir un mundo mejor, además te pido que en recompensa bendigas mi casa con abundancia y a mi familia con tu amor. Bendíceme también para que mi trabajo me rinda, para que tenga tu protección mientras estoy fuera de casa y tenga abundancia económica. Amén.

¡Déjame tu comentario!