Claves para entender la medalla de san Benito

San Benito nació en Nursia, Italia, cerca del año 480. Está considerado como el padre del monacato occidental, porque a pesar de que ya existía una tradición monástica (la de los llamados “Padres del Yermo”, o “De La Tebaida”) en otras regiones mediterráneas (especialmente en Siria y Egipto), su Regla (conocida, evidentemente, como la “Regla de San Benito”) se convirtió en el fundamento de la organización comunitaria, litúrgica y cotidiana de muchas órdenes religiosas, empezando, por supuesto, por la propia familia benedictina, que incluye cistercienses y trapenses.

Cuando San Benito hizo la señal de la cruz sobre los alimentos, le fue revelado que éstos estaban envenenados. Al saberlo, derramó la copa y mandó a un cuervo a llevarse el pan.

Cuando San Benito hizo la señal de la cruz sobre los alimentos, le fue revelado que éstos estaban envenenados. Al saberlo, derramó la copa y mandó a un cuervo a llevarse el pan.

1.- ¿Por qué en la medalla aparecen una serpiente y un cuervo? 

Para comprender correctamente el significado de los diferentes símbolos incluidos en la medalla, es preciso conocer un evento en particular en la vida de san Benito: como el santo había estado viviendo durante al menos tres años como un ermitaño en una cueva, ya era relativamente famoso por su santidad.

Algunos hombres que estaban viviendo juntos, como comunidad religiosa, se acercaron a él para solicitarle consejo y dirección, ya que su “Abad” había muerto recientemente. En pocas palabras, le pidieron a Benito hacerse cargo de su comunidad.

A algunos de los “monjes”, sin embargo, no les gustó el plan de traer a alguien ajeno a la comunidad (en lugar de escoger a alguien del propio grupo), y trataron de matar a Benito con pan y vino envenenados.

Sin embargo, cuando san Benito hizo la señal de la cruz sobre los alimentos, le fue revelado que estos tenían veneno. Al saberlo, derramó la copa y mandó a un cuervo a llevarse el pan.

Es por eso que la tradición dice que la medalla de san Benito protege contra el veneno (y por lo que, flanqueando al santo, se ve una serpiente saliendo de una copa y un cuervo llevando una hogaza de pan).

La tradición también afirma que la medalla protege contra enfermedades contagiosas y otras dolencias corporales, y que además garantiza el nacimiento oportuno y saludable de los niños en la familia.

2.- Pero además del veneno, la medalla también protege de…

a) Brujería y cualquier otra influencia diabólica perturbadora. Eso significa que también protege, a quien la lleva, de tentaciones, engaños o de ser atormentado por espíritus malignos.

b) La medalla también puede ayudar a la conversión de los pecadores, y a favorecer su retorno a la Iglesia católica, especialmente cuando están en peligro de muerte. Por eso, la medalla ha sido también apodada “la Cruz de la Buena Muerte” cuando está engastada en un crucifijo.

c) La tradición también afirma que la medalla protege contra enfermedades contagiosas y otras dolencias corporales, y que además garantiza el nacimiento oportuno y saludable de los niños en la familia.

A San Benito se le conoce como uno de los patrones del buen morir, gracias a lo que la tradición cuenta a propósito de su propia muerte.

A San Benito se le conoce como uno de los patrones del buen morir, gracias a lo que la tradición cuenta a propósito de su propia muerte.

3.- Un momento… ¿podemos volver a lo de la “Buena Muerte”?   

Como explica el blog católico Fisheaters, cuando la medalla está inserta en un crucifijo, estamos entonces en presencia de lo que la tradición ha llamado una “Cruz de la Buena Muerte”, no sólo por el poder exorcístico que la medalla y la imagen del Cuerpo de Cristo tienen en sí mismas, sino también porque a san Benito se le conoce como uno de los patrones del buen morir, gracias a lo que la tradición cuenta a propósito de su propia muerte. El papa Gregorio Magno narra la muerte del santo:

Seis días antes de dejar este mundo dio órdenes de que se cavara su tumba, y al instante comenzó a sufrir fiebres intermitentes, y comenzó a arder; la enfermedad empeoraba a diario, y al sexto día mandó a sus monjes que lo condujesen al oratorio, donde se armó a sí mismo recibiendo el Cuerpo y la Sangre de Cristo nuestro Salvador; y estando su cuerpo débil sustentado entre las manos de sus discípulos, mantuvo las manos levantadas al cielo; y mientras oraba de esa forma, entregó el espíritu

De todas maneras, es preciso recordar que la medalla de san Benito no es un amuleto ni nada por el estilo. Es, ante todo, un modo de recordar la presencia de Dios en nuestras vidas y un símbolo de nuestro deseo de servirle y amarle a través del servicio a los demás.

¡Déjame tu comentario!