9 ideas para que adquieras el hábito de rezar el Santo Rosario

Rezar no es fácil, pero con una poca de paciencia serás santo

1.- Comienza con sólo una decena por día

Si tienes hijos o estás aprendiendo cómo rezar el Rosario, comienza con sólo rezar una decena al día. Cuando yo estaba enseñando catecismo, enseñé a los niños a rezar el Rosario rezando una decena al final de la clase. Una vez que estés cómodo meditando una decena, se puede pasar a añadir más.

2.- Utiliza la Palabra de Dios como tu compañera

Marcos Hart dijo que el Rosario es su Estudio Bíblico favorito. Le pregunté "¿Cuáles de los misterios?" Él dijo: "Todos los 20 misterios del rosario nos ofrecen algo único... esa es la mejor parte. Dependiendo del día o de dónde estemos en nuestro caminar de fe, el Espíritu Santo revelará algo diferente para nosotros"

3.- Ora en todo el día.

Puedes hacer una decena en la mañana, rezar la segunda durante tu pausa para el café de media mañana, agregar otra en la mitad de la tarde, rezar la cuarta antes de la cena, y la última mientras te preparas para el descanso nocturno. Es una buena manera de orar constantemente.

4.- Ora al caminar o correr

Algunas personas rezan el rosario mientras caminan como parte de una meditación en movimiento. Es cierto que que trotar y correr pueden dejarnos sin aliento para la oración, pero si vas a trotar o correr a un ritmo lento, puedes tener suficiente energía mental para meditar y orar. Ofrece una Ave María cuando estés a punto de sentirte exhausto.

5.- Ora durante los traslados matutinos al trabajo, horas de mayor tráfico y tiempo de transporte

La mayoría de los viajes al trabajo son unos 30-40 minutos dependiendo de donde vivas. En vez de quejarte por el tráfico, reza el Rosario y ofrece un Ave María por cualquier persona que te interrumpa. No te prometo que esto te quitará las molestias durante el camino, pero es mucho mejor que ir haciendo gestos duros o comentarios airados. Puedes usar también un CD con el rosario en audio, de manera de orar con éste mientras conduces a tu trabajo.

6.- Ora durante la Adoración

En la universidad me gustaba pasar la primera media hora de adoración rezando el Rosario. Y aun cuando no pudiese estar toda una hora, me quedaba al menos durante el tiempo suficiente para orar una decena. El Rosario nos ayuda a enfocar la mente y mantenernos al tanto de dónde estamos en el momento presente. Si rezas el rosario completo pausadamente y meditando con cuidado cada misterio, es posible hacer que dure toda la Hora Santa.

7.- Ora antes de dormir.

Si temes quedarte dormido antes de terminar de orar, pídele a tu ángel de la guarda que termine el Rosario por ti si en algún momento te vence el sueño.

8.- Ora con tu familia y amigos

Orar en grupo siempre es una buena manera de orar, porque no tienes que hacer todo el rosario solo. Los rosarios grupales normalmente ocurren en retiros, pero se puede rezar el Rosario en familia después de la cena o conseguir algunos amigos que quieran reunirse y rezar un rosario en la capilla o para luchar con la oración por una buena causa (por ejemplo, en la lucha provida podrían orar en grupo frente de una clínica de aborto).

9.- Ora durante las tormentas o tiempos de ansiedad

Cuando el huracán Issac estaba pasando cerca de Texas, recé el Rosario a su paso por mi ciudad. Rezar el Rosario durante las tormentas me ayudó a calmarme. El mismo efecto calmante sucede cuando rezo el Rosario durante los ataques de ansiedad. Es un gran ejercicio de puesta a tierra, ya que puedes ver el Rosario en tus manos, sentir las cuentas entre los dedos, y escuchar las oraciones mientras rezas. Algunos Rosarios incluso emanan un agradable aroma a flores.

¡Déjame tu comentario!