10 maneras para enamorarte de Jesús eucaristía

Atrévete al igual que el apóstol a decir: Señor mío y Dios mío

Los Santos están locamente enamorados de Jesús; lo estuvieron aquí la tierra y lo están ahora en el Cielo en donde aman a Dios por toda la Eternidad. En este artículo citaremos lo que algunos de ellos han dicho en su exceso de amor por la amada y Santa Eucaristía.

Posteriormente mencionaremos 10 maneras en que tú puedes descubrir ese gran tesoro, para enamorarte de la Eucaristía y amarla cada día más.

  • “La Sagrada Eucaristía es la manera más corta y más rápida para llegar al Cielo” (San Pío X).
  • “Si los Ángeles pudieran envidiar al hombre, lo harían por una sola razón: La Sagrada Eucaristía” (San Maximiliano Kolbe).
  • “En un solo día la Eucaristía hará que le produzcas más gloria a Dios, que toda una vida sin ella” (San Pedro Julián Eymard).
  • “¡Cómo amo los Banquetes!… especialmente las procesiones en honor del Sagrado Sacramento. ¡Qué dicha ha sido para mí el colocar mis flores bajo los pies del Señor! … Nunca había sido tan feliz como cuando vi que mis rosas tocaron la Custodia”. (Santa Teresa de Lisieux).
  • “Cuando observas el Crucifijo, puedes entender lo mucho que te amó Jesús en ese momento. Cuando miras la Sagrada Hostia, entiendes cuanto te ama Jesús en este momento”. (Beata Madre Teresa de Calcuta).
  • “De la Eucaristía proviene la fuerza para vivir una vida en Cristo y el entusiasmo para compartir esa vida con los demás” (San Juan Pablo II).
  • “Este es el Pan de Vida Eterna que sostiene la sustancia de tu alma”(San Ambrosio).
  • “Mientras más tiempo te alejes de la Comunión, más débil se hará tu alma, y al final te será peligrosamente indiferente” (San Juan Bosco).
  • “La Eucaristía es la consumación de toda vida espiritual” (Santo Tomás de Aquino).

Ahora estas son las 10 claves que pueden ayudarte a obtener infinidad de joyas de este valioso tesoro, así como innumerables gracias y bendiciones que provienen solo del que es el regalo más grande que Jesús dio a la Humanidad:

1.- ¡La Santa Misa y la Santa Comunión de su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad!

Implora al Señor una gran fe en el sublime misterio de la Santa Eucaristía. Que podamos decir como el Apóstol Santo Tomas: “Señor mío y Dios mío”. También podemos orar como el hombre del evangelio: “Señor, creo, pero aumenta mi fe”.

2.- Visita al Santísimo

Haz un hábito de ir a visitar al Santísimo Sacramento tan frecuentemente como te sea posible. Cada vez que veo un templo, trato de entrar a visitarlo para que cuando yo muera y vaya a su Presencia, el Señor no me mire y diga: “¿Quién eres? No te conozco”. En una amistad verdadera, los amigos charlan frecuentemente y disfrutan de su compañía. De esa manera debemos hacerlo también con nuestro Amigo, cuando lo visitamos y le hablamos en el Santísimo.

3.- Comunión Espiritual

Alfonso María de Ligorio y posteriormente el Papa Benedicto XVI en su documento de exhortación apostólica sobre la Eucaristía “Sacramentum Caritatis”; recomendaron la práctica frecuente de la Comunión Espiritual. Puede hacerse de una manera muy simple y tan frecuentemente como tu corazón lo desee. Puedes hacerlo con una oración muy sencilla como esta:

“Mi Señor Jesús, creo que estás real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento dentro del Tabernáculo en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. En este momento no puedo recibirte sacramentalmente, pero ven por lo menos espiritualmente a mi corazón”.

Entonces recíbelo en tu corazón y agradece, adora y ama a tu Señor que ha llegado espiritualmente a tu alma. Esto puede enardecer tu amor por Jesús Sacramentado.

4.- Meditar el Capítulo 6 del Evangelio de San Juan

El Evangelio de Juan capítulo 6 contiene tres partes: Jesús multiplica los panes, camina sobre las aguas y ofrece un discurso sublime relacionado a la Eucaristía; que en realidad se trata de una profecía a cerca de la Eucaristía. Se conoce mejor como el discurso del “Pan de Vida” que Jesús nos promete. Aquí mismo es en donde Jesús declara en términos nada confusos, que nuestra salvación inmortal depende de que comamos Su Cuerpo y bebamos Su Sangre; lo que obviamente se refiere a la Sagrada Comunión. Recomiendo que leas y medites este poderoso capítulo evangélico.

5.- Los Quince Minutos

Hace algunos años se hizo la publicación de un pequeño folleto llamado “Los quince minutos en compañía de Jesús Sacramentado”. Es una pequeña joya que nos anima a iniciar un pequeño pero profundo diálogo con Él. Básicamente, Jesús quiere ser nuestro mejor Amigo y nos reta a que le abramos nuestro corazón y le contemos nuestros secretos, ya que solo Él puede comprendernos y sanarnos. Lee y ora este escrito si es posible, frente al Santísimo Sacramento.

6.- La Hora Santa

Puedes hacer el hábito de pasar una hora diaria frente al Santísimo Sacramento, ello transformará tu vida si perseveras en esta práctica. El gran siervo de Dios, el Arzobispo Fulton J. Sheen que practicó diariamente la Hora Santa por quince años,  la llamaba LA HORA PODEROSA.

7.- Adornar y embellecer los Templos y la Eucaristía

Una mujer derramó su costoso perfume de nardo en los pies de Jesús, ella lloró y sus lágrimas rodaron en los pies de Jesús; al final, ella secó las lágrimas con su cabello (Lucas 7,36-50).

El Arzobispo Fulton J. Sheen hacía hincapié de que este gesto simbólico de amor y atención debemos manifestarlo también en la manera en que adornamos, embellecemos y procuramos la belleza en las Iglesias, Templos y Tabernáculos donde mora Jesús.

Conocido por su espíritu de penitencia, ayuno y sacrificio, el Cura de Ars viajaba largas distancias y gastaba grandes sumas de dinero en comprar solo lo mejor para su pequeña Iglesia. ¿Por qué? Por la simple razón de que Jesús es el Rey de Reyes y Señor de Señores, y aun así se digna morar en el Tabernáculo y descender de los Cielos en las manos del sacerdote en cada Hostia consagrada. “¡Venid y Adoremos!”.

8.- La Santa Misa y la Santa Eucaristía

Por supuesto que la mejor acción en todo el universo es la celebración del Santo Sacrificio de la Misa. El mejor gesto que cualquier ser humano puede hacer es asistir a Misa y recibir la Santa Comunión con fe, devoción, veneración y especialmente con gran amor. Cuando te sea posible, asiste a Misa diario. Llega a tiempo para prepararte. Ofrece tus intenciones privadas. Participa activa y conscientemente en la Santa Misa. Y ¡Recibe la Sagrada Comunión como si fuera la primera vez, la última vez y la única vez!. Muéstrate muy agradecido por tu fe en este sublime y majestuoso misterio.

No corras para irte al terminar la Misa; a su vez, dedica un tiempo para dar abundantes gracias a Jesús por tan hermoso regalo. De hecho, la palabra proviene del griego εὐχαριστία, eucharistía, que significa “acción de gracias”. ¡Que inconmensurable regalo, que se recibe gratis, sin costo alguno! La única condición para su provecho es tener una gran fe y el corazón lleno de amor para recibir a Jesús, el Amor de los Amores.

9.- Los A.C.T.OS

Recuerda que los cuatro principales motivos para celebrar el Santo Sacrificio de la misa son los A.C.T.OS que se mencionan a continuación:

A – Adoración.

El principal propósito de la Santa Misa es ofrecer una adoración a Dios Padre, ofreciendo a Jesús como Víctima, con el poder el Espíritu Santo.

C – Contrición.

Nuestros corazones deben estar contritos y humildes para arrepentirse de todos los pecados cometidos. Es una gran práctica el ofrecer la Misa y Comunión en reparación por nuestros pecados, los pecados de nuestra familia y los del mundo entero. “Por su dolorosa Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo entero”.

T – Tiempo para dar gracias.

Todo lo que tenemos en nuestra vida, con excepción de nuestros pecados, es gracia y regalo de Dios. Por lo tanto, debemos estar agradecidos y expresar con abundancia el agradecimiento del corazón. Con el Salmo oremos: “Da gracias a Dios porque Él es bueno; su amor perdura para siempre”.

OS – Oración y Súplica.

Debemos ofrecer nuestra oración y súplica para interceder incesantemente por todas las necesidades del mundo, la Iglesia, la conversión de los pecadores, los enfermos, los moribundos, las necesidades personales y familiares, las almas del Purgatorio y tantas cosas más.

10.- Ser misionero eucarístico

Una vez que María recibió a Jesús en la Anunciación, se dispuso rápidamente a ir y llevarlo con su prima Isabel. De la misma manera, debemos llevar a Jesús con otros y otros a Jesús. Esto lo podemos lograr en una manera muy concreta, al alentar a las ovejas pérdidas a regresar al rebaño. Desafortunadamente son tantas, que el segundo grupo religioso más grande de Estados Unidos está integrado por Católicos no practicantes.

Encuentra el tiempo, la forma y la iniciativa para invitar a las almas de regreso a la Iglesia. Ojalá, él o ella realice una buena confesión y regrese a recibir el Santo Sacramento en unión amorosa con Dios Padre, a semejanza del hijo pródigo. Todo se puede lograr si tienes fe en que Dios tendrá el control mientras que tú tengas la iniciativa para recibirlos de nuevo.

Dios es Amor y Bondad, ¡Comparte esta Buena Nueva con el mundo entero!
Adaptación y traducción al español por Patricia Rocha, para PildorasdeFe.net, de artículo publicado originalmente en: Catholic Exchange, autor: Fr. Ed Broom, OMV

¡Déjame tu comentario!